Cómo comenzar a invertir

Una cosa que siempre llamó mi atención es cómo se comporta el dinero y cómo nosotros nos relacionamos con él, cómo generar un ahorro, cómo invertir el dinero, cómo se comportan los intereses y cómo afecta la inflación. Para comenzar, me gustaría contar brevemente, lo que le pasa a nuestro dinero cuando lo tenemos guardado y no lo gastamos, pero tampoco lo invertimos.

Qué pasa con nuestro dinero con los años

Supongamos que tenemos guardados 100 dólares debajo del colchón desde el año 2000 y que hoy, 20 años después dependiendo del país donde estemos viviendo, ese billete va a haber perdido valor por algo que todos conocemos como inflación. Por ejemplo, con una inflación anual del 3% nuestro billete pierde ese valor cada año, por lo que en 2001 el billete perdió 3 dolares de su valor, y así sucesivamente año a año.

Entonces, cualquier dinero que tengamos guardado sin invertirlo está perdiendo un valor anual importante si lo miramos a largo plazo, por lo que es conveniente invertir para poder contrarrestar la inflación y así igualarla u obtener un poco de ganancia.

La primera idea que se nos viene a la mente es poner ese dinero en un banco y obtener intereses con una caja de ahorros o plazos fijos, pero tenemos que tener en cuenta que los intereses de una caja de ahorros normalmente son de 0,2%, por lo que estaríamos perdiendo menos dinero pero seguimos perdiendo.

Entonces, mínimamente deberíamos pensar en algo que nos ayude a empatar o superar la inflación, para lo que podemos evaluar varias opciones, algunas de mayor o menor riesgo, vamos a ver algunas.

Invertir en propiedades

Los valores de las propiedades han estado siempre al alza por lo que es una buena opción el invertir un capital en una propiedad y pensar en la ganancia a largo plazo. Si la idea es invertir para obtener capital y una renta, no conviene endeudarse para la compra de la propiedad, si no que conviene hacerlo con el capital que tengamos en mano.

Lo negativo de esto es que claramente se necesita un capital grande como para comprar una propiedad, es decir, no podemos empezar con unos pocos dólares.

Veamos un ejemplo: Compramos una propiedad a 100.000 dólares en el año 2010 y la mantenemos hasta el año 2020, de acuerdo a la evolución de los precios de las propiedades la misma seguramente haya multiplicado su valor, digamos que en un 50%, lo que deja un valor de capital de 150.000 dólares, mas que suficiente para haber cubierto la inflación y ganar dinero.

Ahora supongamos que alquilamos esa propiedad en 500 dólares mensuales, durante esos 10 años, esa propiedad nos pasa a haber generado 60.000 dólares en renta, por lo que en total habríamos obtenido mas del 100% de ganancia de los 100.000 dólares de inversión, ya que en 2020 tendríamos la casa con un valor de 150.000 dólares mas 60.000 que obtuvimos de la renta, un total de 110.000 dólares.

Como dije antes, parece un buen negocio pero necesitamos contar con un capital importante para hacerlo, entonces conviene analizar otras opciones.

Invertir en acciones de la bolsa de valores

Invertir en la bolsa es algo que ha ido evolucionando mucho y dejó de ser algo para unos pocos a algo bastante accesible para cualquiera de nosotros. Hace unos años, para poder operar en bolsa teníamos que contar con un broker que básicamente era una persona a la que llamábamos por teléfono y le pedíamos que comprara la cantidad de acciones que quisiéramos de una empresa, se encargaba del papeleo y hacía el trabajo por nosotros. Hoy esto ha cambiado dado que hay muchas plataformas que nos permiten operar en bolsa sin intermediarios a un costo de comisión muy bajo. Para poder acceder a estos servicios solamente tenemos que registrarnos y enviar la documentación requerida, luego todo lo podemos hacer de forma online.

El tema de la bolsa implica un costo de entrada bajo porque podemos empezar con lo que queramos, pero también implica mucho riesgo (que luego veremos como reducirlo a casi 0) ya que al comprar acciones de una empresa estamos apostando a que a esa empresa le va a ir lo suficientemente bien como para generar una ganancia. Siempre oímos hablas de que si hubiéramos invertido en Apple o Amazon en los 2000 hoy estaríamos nadando entre billetes como Tío Rico, pero es fácil decirlo con el diario del lunes. Estamos cansados de escuchar sobre empresas que iban a ser las mejores del mundo y terminaron fundidas, imaginen si hubiéramos invertido los ahorros en Blockbuster, hoy no tendríamos nada.

No recomiendo esta opción a no ser que estemos seguros de que ese dinero no es necesario para llegar a fin de mes, de que no lo vamos a necesitar en el corto plazo y que somos conscientes de que podemos perderlo todo.

Pero hay una alternativa muy buena para esto, los índices.

Invertir en índices

Cuando hablamos de invertir en índices, nos referimos a invertir en acciones pero en lugar de hacerlo poniendo el dinero en una sola empresa, lo hacemos poniéndolo en un grupo de empresas que el dueño del índice decide cuáles son y en qué porcentaje. Veamos un ejemplo real, el S&P 500 es un índice que incluye a las 500 empresas más importantes de Estados Unidos, por lo que al invertir en ese índice, estamos invirtiendo en Facebook, Alphabet (Google), Microsoft, Apple, Adobe, etc.

La ventaja de este tipo de inversión es que si a una empresa le va muy mal, no tiene tanto impacto en el conjunto de empresas que forman el índice, y que al estar hablando del top 500 de empresas de Estados Unidos la tendencia es siempre al alza, de hecho, creo firmemente que siempre es así en el largo plazo.

Por ejemplo, veamos la evolución de los últimos 5 años del S&P 500:

Como podemos ver en los últimos 5 años, el crecimiento es constante, y así lo ha sido desde su creación el siglo pasado, de tal manera que ha crecido un 75% en los últimos 5 años, algo no muy común en una inversión.

Ahora, notemos como en 2020 tuvimos un valle importante, y si seguimos para atrás veremos mas, como cuando ocurrió la burbuja inmobiliaria, y este tipo de cosas nos llevan a cometer ciertos errores que son muy comunes en inversionistas más nuevos.

Evitar vender por pánico

La venta por pánico es cuando nosotros invertimos un dinero, digamos como ejemplo 100 dólares, en cualquier cosa, por ejemplo, en el S&P 500, y todos los días vemos como evoluciona, pero un día esas acciones que compramos digamos a 10 dólares, caen a 7, lo que implica que esos 100 dólares valen 70. Eso lleva a que muchos inversores piensen que su dinero se esta yendo, y vendan rápidamente para no seguir perdiendo.

Por eso, cuando hablamos de índices tenemos que pensar a largo plazo, de 10 a 20 años idealmente, y evitar entrar en pánico cada vez que el valor cae, porque en índices como este la tendencia ha sido siempre al alza en el largo plazo. Por ejemplo, veamos la evolución del S&P 500 desde el 1929:

Como podemos ver, el mercado siempre se ha recuperado. Haciendo la inversión en índices, la misma “asegura” que en el largo plazo no vamos a perder dinero, pero es importante no entrar en pánico cuando perdemos algo, porque no estamos mirando al corto plazo, si no a 10 años o más.

Con cuánto empezar a invertir

Con lo que tengamos, no es necesario invertir 50.000 dólares para empezar, yo hice mi primera inversión poniendo 20 dólares en Robinhood, lo importante es la constancia, es decir, mes a mes poder dedicar un monto, por chico que sea, para invertir y olvidarnos de ese dinero por unos años, es decir, evitar estar mirando todos los días los valores, como mucho y por curiosidad, cada 6 meses.

Cuándo empezar a invertir

Está claro que no es lo mismo empezar a los 25, a los 30 o a los 35, lo que si está claro es que cuanto antes mejor.

El mejor momento para empezar a invertir fue ayer, el segundo mejor momento es hoy.

Que pasa si pierdo todo lo que invertí

Como puse arriba, los índices como el S&P500 son muy seguros, y para perder todo deberíamos pensar en una catástrofe financiera que haga que las 500 empresas más grandes de Estados Unidos caigan, y créanme que si eso pasara, tendríamos problemas más importantes que mirar el portafolios de inversión, porque significaría que el mundo se estaría prendiendo fuego literalmente.

En resumen, creo que la educación financiera debería ser incluida en las escuelas al igual que lo es la música, las matemáticas y la educación sexual, si algo de lo que conté acá no te lo contaron en un centro de estudios, ese centro de estudios falló contigo, porque entender cómo relacionarse con el dinero, cómo el mismo da libertad y cómo evitar que el mismo se deprecie en el tiempo debería ser básico para la vida de los individuos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.